martes, 31 de mayo de 2011

DIRECTRIZ PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LAS DEFENSORÍAS DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE G.O N° 5.745

República Bolivariana de Venezuela
Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescente


Caracas, 24 de noviembre 2004

Años 194° y 145°


DECISIÓN



El Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescente, en su carácter de máxima autoridad del Sistema Rector Nacional para la Protección Integral de los Niños, Niñas y Adolescentes, en concordancia con lo estipulado en los artículos 78, 136, 178 y 184 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en ejercicio de las atribuciones conferidas en el artículo 137, literales a) y c) de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, con fundamento en lo preceptuado en los artículos 7, 147, 201, 202, 203, 204, 205, 206, 207, 208, 209, 210, 211, 212, 221, 227, 245, 271, 275, 285, 308, 309, 310, 311, 312, 313, 314, 315, 317 eiusdem,

CONSIDERANDO



Que de conformidad con los Principios Fundamentales de nuestra Carta Magna, Venezuela se constituye en un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político,


CONSIDERANDO



Que son principios orientadores del equilibro social, la diversidad, la universalidad, la equidad, la participación y la corresponsabilidad entre familia, Estado y sociedad, que se desarrollan en el municipio como unidad política primaria de la organización nacional con autonomía,

CONSIDERANDO



Que la Carta Magna y la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente reconocen el rol de la sociedad, la familia y el Estado para  asumir a los niños, niñas y adolescentes dentro de un escenario de responsabilidad compartida que los conduce a asegurar, con Prioridad Absoluta, sus derechos y garantías,

CONSIDERANDO


Que las niñas, niños y adolescentes son Prioridad Absoluta en las políticas públicas del municipio, por lo que el Sistema Municipal de Protección debe ejercer la función de contraloría social en el cumplimiento efectivo de la ejecución de las políticas para asegurar la prevención, atención y  protección integral de los derechos y garantías a la primera y segunda infancia, educación preescolar, adolescentes, servicios de integración familiar del discapacitado al desarrollo comunitario, actividades e instalaciones culturales y deportivas,

CONSIDERANDO



Que las Defensorías del Niño y del Adolescente, integrantes del Sistema de Protección de  niños, niñas y adolescentes son servicios de fin público organizados y desarrollados por el municipio o por la sociedad con el propósito de promover el desarrollo humano, formas de convivencia, respeto a la persona, la pluralidad y defender los derechos y garantías de niños, niñas y adolescentes,

CONSIDERANDO


Que las Defensorías del Niño y del Adolescente como servicios creados para garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes deben contribuir al desarrollo de iniciativas comunales con grupos vecinales o redes locales de familias organizadas, previa demostración de su capacidad para orientar el desarrollo comunitario,

CONSIDERANDO


Que es competencia de los Consejos Municipales de Derechos registrar, supervisar y evaluar la prestación de servicios por parte de las Defensorías del Niño y del Adolescente, a los fines de presentar ante el Consejo Local de Planificación los requerimientos e iniciativas necesarios para garantizar los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

CONSIDERANDO



Que es atribución del Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescente establecer los lineamientos y directrices del Sistema de Protección como parte de las estrategias de protección, a fin de asegurar los derechos y garantías consagrados en la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente y los demás instrumentos jurídicos aplicables


DECIDE

Dictar  la siguiente:

DIRECTRIZ  PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LAS DEFENSORÍAS DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE


CAPITULO I

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1.-Visión de las Defensorías

Las Defensorías del Niño y del Adolescente son servicios que estarán comprometidos y estrechamente vinculados a los procesos de organización del Sistema de Protección Municipal; capaces de desarrollar con y para la comunidad las acciones necesarias para impulsar el desarrollo  de las condiciones  potenciales de niños, niñas, adolescentes y familias, a través de un esfuerzo democrático, participativo, protagónico y de justicia para todos y todas: así como de iniciativas organizadas que orienten la formación de una conciencia ciudadana, reflexiva y crítica, con la finalidad de garantizar los derechos al desarrollo humano integral en un contexto territorial dinámico y flexible, con base en una cultura de bienestar para todos.

Artículo 2.- Misión de las Defensorías.

Las Defensorías del Niño y del Adolescente son servicios de interés público que dirigen sus actuaciones con el propósito de  velar por el respeto, promoción, difusión y defensa de los derechos y garantías de niños, niñas y adolescentes.
Ejercen su control social sobre los deberes de la administración pública y privada en la ejecución de las políticas, programas y acciones destinadas a garantizar la atención integral prevención, y protección de todos los niños, niñas, adolescentes y familias en el municipio; teniendo como objetivo principal la conciliación para el fortalecimiento de los lazos familiares a  través de procesos no judiciales.

Artículo 3.- Definición

La Defensoría del Niño y del Adolescente es un servicio de interés público, entendiéndose como tal la instancia del Sistema de Protección más cercana y accesible a la colectividad para la garantía, defensa y promoción de los derechos y deberes de los niños, niñas, adolescentes y  sus familias.

Artículo 4.- Creación

Las Defensorías del Niño y del Adolescente pueden ser organizadas y desarrolladas por el poder público municipal, por la sociedad o por ambos. Igualmente los órganos del poder público, en atención al mandato constitucional de colaborar entre sí en la realización de los fines del Estado, podrán crear Defensorías del Niño y del Adolescente, cumpliendo previamente con lo establecido para tal fin  en la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente y en la presente Directriz. 

Artículo 5.- Competencia directa del municipio

La Cámara Municipal de cada Alcaldía creará mediante Ordenanza, el servicio público de  Defensorías para la garantía, defensa y promoción de los derechos de las niñas, niños  adolescentes y familias, la cual contendrá lo relativo a su organización  y funcionamiento,  tomando en cuenta el número de familias  a ser atendidas,  en cumplimiento de las competencias directas establecidas en los artículos 178 y 184 de la Constitución  de la República Bolivariana de Venezuela, lo dispuesto en la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente y lo previsto en la presente Directriz.

Artículo 6.- De la desconcentración de competencias en el municipio

Las Defensorías velarán que en el marco del Poder Público Municipal se de cumplimiento a las atribuciones previstas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela relativas a las competencias directas en la administración municipal en relación con la atención y protección integral de niños, niñas, adolescentes y familias, de conformidad con el mandato expreso de que los grupos sociales cogestionen y autogestionen proyectos y servicios en forma conjunta con el Estado y las familias para garantizar este propósito institucional del Estado Social de Derecho y Justicia.

Artículo 7.- Organización interna de las Defensorías.

Cada Defensoría como instrumento de gestión pública contará con:
a)     Manual de organización y funcionamiento.
b)     Reglamento Interno.
c)     Plan de trabajo anual de desarrollo institucional.
d)     Directorio de servicios, programas y proyectos que funcionan en el municipio.
e)     Libros y archivos sobre las actividades que desarrollan las Defensorías, así como  expedientes por cada caso.
f)      Incorporación al  Sistema de red WEBNA.

Artículo 8.- De los libros o archivos

La Defensoría llevará los siguientes libros o archivos digitalizados

a)     Casos recibidos.
b)     Casos en trámites.
c)     Casos resueltos.
d)     Registro de casos homologados.
e)     Supervisión del Consejo Municipal de Derechos.
f)      Inspección del Ministerio Público.
g)     Libro de Novedades Diarias.
h)     Cualquier otro que considere conveniente.

Los libros que comprenden los literales e, f y g  se llevarán en físico.

Parágrafo Único: Los Libros que lleven las Defensorías deben estar debidamente foliados

Artículo 9.- Funciones.
a)     Prestar el servicio de Defensoría con autonomía en cuanto a sus atribuciones y decisiones.
b)     Elaborar y presentar el plan anual de trabajo con su respectivo presupuesto ante el organismo que las constituya. Las creadas por las alcaldías presentaran el plan ante el Alcalde.
c)     Elaborar y presentar la memoria y cuenta anual ante los niños, niñas y adolescentes, la sociedad, las autoridades municipales  y los organismos de control fiscal.
d)     Coordinar su actuación con los órganos intersectoriales, institucionales y concurrentes con el Sistema de Protección en sus tres niveles territoriales
e)     Participar en el diseño, ejecución y seguimiento del Plan de Acción y de Aplicación conjuntamente con  los órganos responsables en materia de infancia y adolescencia.
f)      Presentar propuestas para incrementar la garantía de derechos ante el Consejo Local de Planificación de Políticas Públicas del municipio y los Consejos Comunales.

Artículo 10.-  Del control social 

Las Defensorías promoverán  el control social de las comunidades sobre las políticas de protección y atención dirigidas a niños, niñas y adolescentes, así como los  programas y proyectos que reciban recursos de entes institucionales y de los Fondos de Protección, con la finalidad de garantizar la atención integra, prevención, y protección de todos los niños, niñas, adolescentes y familias en el municipio.

Artículo 11.-  De la formulación y elaboración de propuestas, planes y proyectos de atención y protección integral ante los Consejos Locales de Planificación  Pública.

Las Defensorías promocionarán, conjuntamente con los demás integrantes del Sistema de Protección, ante el  Consejo Local de Planificación  Pública, la incorporación dentro del Plan  Municipal de Desarrollo, el financiamiento de los planes, programas y proyectos que ejecutan las entidades de atención y otras organizaciones relacionadas con niños, niñas y adolescentes.

Artículo 12.- De la orientación de programas de aprendizaje social.
 Las Defensorías impulsarán los programas y proyectos dirigidos a garantizar la calidad del aprendizaje social con la finalidad de que la familia adquiera herramientas que le permitan el ejercicio del derecho a la  participación  en cualquier circunstancia de amenaza o violación.

Artículo 13.- Orientación en la elaboración de programas.

Las Defensorías podrán presentar programas y proyectos e igualmente coadyuvar e impulsar la participación de la comunidad en la presentación  de los mismos ante el Fondo de  Protección del Niño y del Adolescente y otros entes financieros.

Artículo 14.- Previsión presupuestaria.

Atendiendo a lo establecido en el artículo 78 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y 7 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, las Alcaldías deben prever en su presupuesto anual, con Prioridad Absoluta, una asignación suficiente de los recursos públicos en relación con el número total de niñas, niños y adolescentes del municipio, para asegurar sus derechos y garantías en el cumplimiento de las políticas públicas, programas y servicios de prevención, atención y protección integral de niñas, niños, adolescentes y sus familias en el ámbito de su jurisdicción.

Artículo 15.-  Registro para su funcionamiento

Las Defensorías del Niño y del Adolescente como servicio público en el municipio, sólo pueden funcionar después de obtener su registro ante el Consejo Municipal de Derechos de la jurisdicción donde prestarán sus servicios. Asimismo las personas que en las Defensorías sirvan a los niños, niñas, adolescentes y a sus familias, deberán registrarse y obtener la tarjeta de identificación como Defensores del Niño y del Adolescente, una vez que hayan cumplido con los requisitos previstos para tal fin.

Artículo 16.- Requisitos necesarios para el registro de las Defensorías del Niño y del Adolescente

Cada Defensoría tendrá un responsable a los efectos de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, pudiendo coincidir en una misma persona la cualidad de responsable y de Defensor.

El solicitante del registro de la Defensoría deberá presentar los siguientes recaudos:

a)     especificación del tipo de servicio que prestará, considerando que por ser los derechos indivisibles las defensorías deben orientar y canalizar  todos los casos que se les presenten.
b)     listado de las personas que prestarán directamente el servicio en calidad de Defensores del Niño y del Adolescente, con indicación de la respectiva identidad y documentos que comprueben que reúnen los requisitos exigidos para dicha calificación,
c)     listado con identificación de las personas que aunque no presten directamente el servicio, formarán parte del personal de la Defensoría,
d)     cualquier otro que el respectivo Consejo Municipal de Derechos considere necesario dentro de los extremos de la Ley.

En la realización del proceso de registro de las Defensorías del Niño y del Adolescente, debe prevalecer el criterio de la máxima colaboración entre la autoridad administrativa y los solicitantes del registro, con la finalidad de hacer más expedito dicho acto.

Artículo 17.- Definición y requisitos para ser Defensor.

El Defensor del Niño y del Adolescente es un servidor público que actúa con plena autonomía en la toma de sus decisiones para la garantía, defensa, protección, exigibilidad, restitución y promoción de los derechos de niñas, niños y adolescentes y sus familias. Para ser Defensor del Niño y del Adolescente se requiere:
a)     reconocida  idoneidad moral,
b)     realización de examen psicológico y toxicológico
c)     ser mayor de veintiún años,
d)     residir o trabajar en el municipio,
e)     formación profesional o experiencia previa en el área de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes,
f)      aprobar un examen de suficiencia en el conocimiento del contenido de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente y demás leyes relacionadas con la materia, para lo cual el Consejo de Derechos podrá nombrar a alguna persona con experticia en el área para que forme parte del jurado.
g)     cualquier otro que el respectivo Consejo Municipal de Derechos considere necesario dentro de los extremos de la Ley; en todo caso el requisito que se anexe debe ser de previo conocimiento por parte de los aspirantes.

Parágrafo Único: Aquellas personas que realicen actividades inherentes a la promoción y defensa de los derechos y garantías de niñas, niños y adolescentes independientemente de la edad, pueden como sujetos de derechos, realizar actividades como Promotores Voluntarios de Derechos Humanos dentro de la Defensoría del Niño y del Adolescente, con apoyo especializado del Defensor y del Sistema de Protección. La Defensoría deberá presentar ante el Consejo Municipal de Derechos el listado de las personas que ejerzan como Promotores Voluntarios de Derechos Humanos.

Artículo 18.-Remuneración del Defensor.

El cargo de Defensor del Niño y del Adolescente es remunerado, dicha remuneración se establecerá tomando como referencia el salario que devengan los profesionales de las Alcaldías o de las instituciones públicas o privadas que las  creen.

Artículo 19.- Nombre.

Las Defensorías del Niño y del Adolescente se identificarán colocando en su fachada la denominación “Defensoría del Niño y del Adolescente”, acompañada del número del registro que a tal efecto le asigne el respectivo Consejo Municipal de Derechos, pudiendo agregar la denominación de la parroquia donde funcionen.

Parágrafo Único: las Defensorías que reciban financiamiento o cofinanciamiento de Fondos de Protección del Niño y del Adolescente Nacional, Estadal o Municipal deben colocar en lugar visible el logotipo del Fondo o los Fondos que las financien.

Artículo 20.- Estadísticas.

Las Defensorías del Niño y del Adolescente llevarán un registro de los indicadores que reflejan la situación de los   derechos y garantías  de los niños, niñas y adolescentes.

Cada tres (3) meses las Defensorías del Niño y del Adolescente deberán remitir al Consejo Municipal de Derechos y a la Oficina Regional del Instituto Nacional de Estadística (INE) en cada jurisdicción, registro de los indicadores para la elaboración del informe estadístico y el desarrollo de la base de datos que en materia de niñas, niños y adolescentes generen dichas instituciones a nivel municipal.
Lo requerido permitirá:

a)      Formular las políticas, directrices técnicas y planes locales de acción aplicables en cada nivel territorial de acuerdo con los lineamientos del Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescente.
b)     Elaborar y evaluar estadísticas nacionales para el análisis de las condiciones y potencialidades de niños, niñas y adolescentes en el país.
c)     Darle cumplimiento a los indicadores establecidos en los diferentes Convenios e Instrumentos Jurídicos suscritos por la República, en torno a las metas que contemplen los referidos acuerdos.

Artículo 21.- Inspección y supervisión de las Defensorías

Las Defensorías y los Defensores del Niño y del Adolescente son inspeccionados por el Ministerio Público y supervisados por los Consejos Municipales de Derechos.
El Consejo Municipal de Derechos que hubiere otorgado el correspondiente registro o su renovación, debe verificar el cumplimiento de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente por parte de la Defensoría o del Defensor del Niño y del Adolescente. Si en cualquier momento se determinase la violación de los derechos consagrados en la Ley, a instancia propia o por denuncia puede aplicar las siguientes medidas:
a)     advertencia, entendida como una amonestación donde se le requiere el cambio o mejoramiento de conducta o situación que la ha motivado.
b)     suspensión provisional o definitiva del Defensor o de la persona que en la respectiva Defensoría sea responsable del incumplimiento, previa la aplicación del debido proceso.
c)     intervención de la Defensoría de que se trate,
d)      revocación del registro al o a los defensores responsables del incumplimiento,
e)      revocación del registro a la Defensoría.

La aplicación de estas medidas no excluye la posibilidad de aplicar en el mismo caso y en forma concurrente las sanciones antes señaladas, según las leyes establecidas.

Artículo 22.- Usuarios.

Pueden solicitar los servicios de las Defensorías del Niño y del Adolescente:

a)     los propios niños, niñas, adolescentes y/o  sus familiares,

b)     cualquier persona o institución que tenga conocimiento de una situación que afecte los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes.

Artículo 23.- Convenios de cooperación y asistencia.

Las Defensorías del Niño y del Adolescente pueden celebrar convenios de cooperación y asistencia con entes públicos, privados o mixtos, nacionales o internacionales, para la organización y desarrollo de sus actividades.
Para suscribir convenios de cooperación con organismos internacionales, los mismos deben enmarcarse dentro de las disposiciones de los convenios marco suscritos entre estos organismos y  la República; para lo cual  contaran con la asistencia técnica de los Consejos de Derechos del Niño y del Adolescente.

Artículo 24.- Personalidad jurídica.

Las Defensorías del Niño y del Adolescente podrán  constituirse con personalidad jurídica a través de cualquier forma de organización o asociación pública, privada o mixta que permita la ley, para lo cual es necesario inscribir el acta constitutiva-estatutaria ante el  respectivo Registro.

CAPITULO II


SERVICIOS QUE PRESTAN  LAS DEFENSORÍAS DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE

Artículo 25.- Servicios.


Las Defensorías del Niño y del Adolescente pueden prestar a los niños, niñas, adolescentes y a sus familias, entre otros, los siguientes servicios:

A.        Orientación y apoyo a la formación ciudadana.

a) Ofrecer información requerida para el conocimiento de sus derechos, que les permita defenderlos, demandarlos y exigir la restitución y resarcimiento de los mismos en caso de ser  vulnerados, así como la instrucción necesaria para el ejercicio de sus deberes.
b) Orientar en los casos que ameritan la atención de otros programas y servicios.
c)   Formar a la población para reclamar la restitución y resarcimiento por los daños y perjuicios ocasionados por la violación de sus derechos.
d) Articular redes  que desarrollen programas en los niños, niñas, adolescentes y familias
e) Promover el fortalecimiento  de la ciudadanía en el empoderamiento de los medios de participación  en el Sistema de Protección
f)   Organizar la red de participación de niños, niñas y adolescentes y los planes de gestión  cónsonas con el artículo 184 de  la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela.
g)   Asistir a niñas, niños y adolescentes en los procesos de calidad de los servicios desarrollados por los entes sectoriales administrativos e institucionales del municipio.

B.        Asistencia jurídica.

a)     intervenir como Defensor del Niño y del  Adolescente ante las instancias administrativas, educativas y comunitarias que corresponda;

b)      prestar asistencia jurídica a niños, niñas y adolescentes y a sus familias, en materias relacionadas con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, y otras leyes relacionadas con sus derechos y garantías tales como: obligación alimentaria, guarda, Sistema Penal de Responsabilidad del Adolescente, entre otras;

c)     asistir a niños, niñas y adolescentes en los trámites necesarios para la inscripción ante el Registro del Estado Civil y la obtención de sus documentos de identidad; para lo cual se tendrá en cuenta, además de la legislación vigente, los lineamientos que sobre la materia dictó el Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescente, denominados “Lineamientos que contienen el Instructivo del Proceso de Identificación Civil de Niños, Niñas y Adolescentes nacidos en Venezuela”, publicados en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela No. 37.771, de fecha  09 de septiembre de 2003.
C.                Interposición de denuncias:

a)     ante el Consejo de Protección o el Juez competente, según sea el caso, de situaciones que ameriten la imposición de medidas de protección;  que constituyan infracciones de carácter civil, administrativo o penal.
b)     Intermediación ante las autoridades centrales del estado

D.        Conciliación.
Estimular  el fortalecimiento de los lazos familiares a través de procesos no judiciales, para lo cual podrá promover conciliaciones entre cónyuges, padres y familiares, igualmente proveer  herramientas mediante las cuales las partes acuerden reglas de convivencia.

E.        Promoción.
a)     propiciar el reconocimiento voluntario de filiación, mediante acuerdo conciliatorio;
b)     impulsar la creación de oportunidades para el acceso a la participación por parte de los niños, niñas y adolescentes en la toma de decisiones comunitarias, públicas o familiares que les conciernan;
c)     realizar campañas de difusión de los derechos y garantías de niños, niñas y adolescentes y formación de éstos para la defensa de sus derechos;
d)     fomentar y asesorar técnicamente a personas, comunidades, entidades de atención e instituciones en general  para la creación de programas de prevención, atención y protección en beneficio de la infancia y la adolescencia;
e)     organizar y movilizar la participación de la familia en el acceso al Registro Civil para identificar a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho.

Artículo 26. - Principios.

Las Defensorías del Niño y del Adolescente, en la prestación efectiva y eficiente de sus servicios y a fin de garantizar los derechos consagrados en la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente y otras instancias judiciales, se  basan en los siguientes principios:
a)     Gratuidad:

Los servicios que prestan las Defensorías son gratuitos, por tal motivo no podrán cobrar emolumento ni derecho alguno por dichos servicios, por cuanto los órganos del Estado en el municipio están obligados a garantizar su funcionamiento como servicio público.

b)     Confidencialidad:

Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho al honor, reputación y propia imagen, a la vida privada e intimidad de la vida familiar, por lo que las situaciones planteadas en las Defensorías deberán tratarse con estricta reserva, estando legalmente prohibido exponer o divulgar a través de cualquier medio datos, imágenes o informaciones que lesionen esos derechos. En este sentido, los documentos en donde reposen los reportes de denuncias deberán ser resguardados con la seguridad debida, con la finalidad de garantizar además, la confidencialidad del denunciante como un deber ciudadano.
c)     Carácter orientador y no coactivo:
En atención al servicio de conciliación que prestan, en las Defensorías no se ejercerán presiones ni coacciones de ninguna naturaleza para dar solución a los conflictos que les sean planteados.

d)     Solidaridad:
Las defensorías desarrollarán acciones permanentes y sostenidas de cualquier naturaleza para niños, niñas, adolescentes y familias entre si, como compromisos a cumplir por razones éticas y morales inherentes al desarrollo humano y al ejercicio pleno de sus derechos.

e)     Responsabilidad Social:
La Defensoría orientará a los niños, niñas y adolescentes en las acciones colectivas complementarias de corresponsabilidad y solidaridad con las cuales se hace posible la vida política, civil y comunitaria en la promoción y defensa de los derechos humanos como fundamento de la convivencia democrática y de la paz social, de conformidad con el artículo 132 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

f)      Asistencia humanitaria:
La Defensoría asistirá a los niños, niñas y adolescentes en el conjunto de obligaciones que se derivan de situaciones en las cuales privan razones de naturaleza estrictamente humanitarias vinculadas a la sobrevivencia.

g)     Seguridad social:
La Defensoría asistirá a los niños, niñas y adolescentes para tramitar el registro correspondiente para disfrutar de este beneficio, de conformidad con lo establecido en el artículo 86 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Artículo 27.- De la convivencia familiar y comunitaria en la Protección Integral en los Centros de Gestión Pública de Calidad en el Municipio.

a)     Justicia y participación:
Las Defensorías, en su obligación de garantizar los derechos humanos con equidad, velarán porque a  través de los Centros de Gestión Pública de Calidad en el municipio, en coordinación  con el Sistema de Protección Integral, formulen y ejecuten un plan anual de protección y atención integral en los centros y entidades de atención y de gestión pública en sus diferentes niveles y modalidades, orientándolos al cumplimiento efectivo de los derechos de justicia y participación.

b)     La corresponsabilidad de los actores:
Las Defensorías instarán a las organizaciones de políticas públicas y otras de naturaleza social en el Municipio, a formular, ejecutar y hacer seguimiento a las políticas de  protección integral, dentro de las competencias directas atribuidas en el artículo 178 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela al Poder Municipal en relación con la primera y segunda infancia, preescolar, básica, diversificada, técnica a través de los  programas de Defensorías del Niño y del Adolescente e incluir en el currículo societal los principios y garantías, por ciclo de vida, en relación con la protección integral y los medios de ejercer y exigir los derechos en los centros y entidades de atención y administración y gestión publica  en cada municipio.

c)     Promoción de la Red Municipal y el seguimiento:
Las defensorías promueven la coordinación inter-redes entre el Sistema de Protección Integral, el Estado, las familias y la sociedad organizada a favor de la participación de los niños, niñas adolescentes y familias, centros y entidades de atención y gestión publica en la creación, organización y ejecución de la Red Municipal en Gestión Pública, dirigida a evaluar, darle seguimiento, monitoreo y control de la ejecución de los programas, proyectos y servicios en el municipio.

d)     De  los Programas de formación ciudadana:
Las Defensorías velarán por el cumplimiento de los programas, el plan de estudios, la evaluación de los aprendizajes sobre la convivencia educativa, comunitaria y familiar en el desarrollo de proyectos de formación ciudadana ejecutados por y en los centros y entidades de atención y gestión pública en el ámbito de sus Municipios y por el desenvolvimiento de la Red de Protección.

e)     De  los programas de apoyo familiar:
Las Defensorías orientarán a las organizaciones  públicas y comunitarias, en la organización de programas de apoyo familiar y en los procesos de desarrollo formativo dirigidos a promover la educación ciudadana, con relación a las obligaciones que tienen los padres, representantes y responsables en torno a la protección integral del  niño como prioridad absoluta para el Estado y la sociedad,  así como en la participación de las familias en su organización y en la responsabilidad frente al incumplimiento de los derechos y deberes de los niños, niñas y adolescentes.

f)      Control de calidad en los servicios públicos: 
Las Defensorías, a través del enlace con los centros de gestión pública  apoyarán la formación de ciudadanos con competencias útiles para el trabajo productivo en la comunidad, la evaluación trimestral de la estructura organizativa y programática en relación al rendimiento y pertinencia de la gestión en los servicios. Para lograr este objetivo establecerán indicadores por municipio, centros y entidades de atención y de gestión pública, en consulta con familias y comunidades, respetando las propuestas realizadas por  ciudadanas y ciudadanos en beneficio de los programas. De esta situación se informará al Consejo Municipal de Derechos.


CAPITULO III


RELACIONES INTER-SECTORIALES E INTER-INSTITUCIONALES


Artículo 28-  Articulación con diferentes organismos.
Para el efectivo cumplimiento de los servicios que prestan las Defensorías del Niño y del Adolescente, articularán acciones entre sí y con los demás integrantes del Sistema de Protección: Consejos de Derechos, Consejos de Protección, Tribunales de Protección del Niño y del Adolescente, Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, Ministerio Público, Tribunales del Sistema Penal de Responsabilidad del Adolescente y entidades de atención e instituciones de atención integral. Igualmente podrán interrelacionarse con otras instituciones públicas y privadas garantes de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en el municipio.

Artículo 29.- Intervención a solicitud del Juez.
El Defensor del Niño y del Adolescente podrá intervenir en el juicio relativo al Sistema Penal de Responsabilidad del Adolescente, cuando sea requerido por el Juez.

Artículo 30.-  Coordinación de acciones.
Las Defensorías convocaran cada tres (3) meses conjuntamente con la comunidad organizada a reuniones con las instituciones  relacionadas con los derechos del niño y el adolescente y familias de su jurisdicción para coordinar  actividades  tendentes a programar  las acciones necesarias para la garantía de los  derechos

Artículo 31.- Intervención del Defensor ante instituciones educativas.
El Defensor podrá convocar a reuniones con los diferentes organismos relacionados con asuntos educativos con la finalidad de buscar conjuntamente con estos, solución a  la amenaza o violación de  los derechos relacionados con la educación.

CAPITULO IV


PROCEDIMIENTO PARA LA CONCILIACIÓN ANTE LA DEFENSORÍA DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE


Artículo 32- Definición.

La conciliación es un proceso  extrajudicial que puede generar uno o varios actos administrativos, asistido por un Defensor, quien tiene bajo su responsabilidad  orientar a las personas o instituciones para que de ella surja la solución o acuerdo sobre los problemas de naturaleza disponible planteados, tales como: obligación alimentaria, régimen de visitas, procesos comunicativos interfamiliares, entre otros.

Artículo 33.-Carácter del procedimiento conciliatorio.
El procedimiento conciliatorio tiene carácter estrictamente voluntario y el mismo se inicia a petición de parte o a instancia de la Defensoría del Niño y del Adolescente. En este último caso la Defensoría del Niño y del Adolescente instará a las partes, mediante citación personal escrita u oral, a dar inicio a dicho procedimiento.

Artículo 34.- Casos en que no se admite.
La Defensoría no admitirá la solicitud de conciliación  cuando la misma se base en materia de naturaleza no disponible es decir, aquella que no admite acuerdos entre las partes por su naturaleza penal tales como: violación, maltratos, abuso sexual, trafico de niños o se estima que existe impedimento  legal  para  que  sea  resuelto  el conflicto por la vía de la conciliación, como serían aquellos casos que traten derechos irrenunciables, estado y capacidad de las personas.

Artículo 35.- Inicio del proceso.
La conciliación se inicia con una entrevista a las partes en la cual el Defensor les informará sobre los elementos que caracterizan el procedimiento conciliatorio, así como la conveniencia de llegar a un acuerdo de naturaleza extrajudicial. Si lo considera necesario, el conciliador puede entrevistarse por separado con cada una de las partes, reuniéndolas posteriormente para establecer los extremos del conflicto y las posibles soluciones.

Artículo 36.-Recolección de datos.
Iniciado el proceso de conciliación, el Defensor recabará todos los datos posibles para lograr una evaluación adecuada del caso en función del entorno familiar y social, pudiendo sostener las entrevistas que considere necesarias con personas o instituciones relacionadas con el caso.
Artículo 37- Opinión del niño, niña o del adolescente:
El Defensor deberá dejar constancia escrita de la opinión del niño, niña o adolescente involucrado en el proceso, la cual se tomará  en cuenta a los efectos del acuerdo conforme a su Interés Superior.

Parágrafo Único: Cuando el niño, niña o adolescente  emita su opinión, este acto se efectuará en un espacio que garantice la privacidad que el caso amerita, libre de toda amenaza o coacción.

Artículo 38.- Confidencialidad de las actuaciones.
El Defensor deberá respetar en todo momento el principio de confidencialidad para resguardar el derecho al honor, reputación e intimidad familiar.
Artículo 39.- Lapso para el proceso.
El proceso de conciliación,  deberá realizarse en un tiempo prudencial,  de acuerdo a las circunstancias para garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes, considerando el Interés Superior del Niño, con el propósito de contribuir con el deber de protegerlos.

Artículo 40.- Contenido del acuerdo conciliatorio,

Del acuerdo conciliatorio  se levantará  Acta que deberá contener:
a)  Identificación de la Defensoría  que lleva el  acuerdo conciliatorio.
b) Lugar, fecha y hora del acuerdo.
c) Número asignado al expediente.
d) Identificación de las partes: del niño, niña, adolescente y familia y del Defensor conciliador.
e) Naturaleza del asunto sobre el que trata el acuerdo.
f) Relación sucinta  del proceso, la cual contendrá mención resumida de la opinión del niño, niña o adolescente.
g) Acuerdo a que llegan las partes.
h) Firma de las partes y del Defensor.
i) Firma y huella dactilar del niño, niña y adolescente.
j) Sello de la Defensoría.

El acuerdo así celebrado surtirá, de inmediato, efecto entre las partes.

Del documento del acuerdo se deberá  entregar copia a las partes  y, de ser el caso, al Tribunal de Protección.

Artículo 41.- Acuerdo conciliatorio parcial

Si el acuerdo conciliatorio es parcial, se debe dejar constancia de tal hecho en el acta conciliatoria en la cual se indicarán, además, los puntos sobre los que no hubo acuerdo. En este último caso las partes conservan la posibilidad de acudir a las instancias judiciales correspondientes o continuar con los litigios pendientes, a los efectos de ventilar los extremos sobre los que no hubo acuerdo.

Artículo 42.- Homologación judicial.

Lograda la conciliación total o parcial, el Defensor enviará al Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la firma del acta, el acuerdo conciliatorio para su homologación.
El acuerdo conciliatorio una vez homologado por el Juez, tiene el efecto de sentencia definitivamente firme y ejecutoria.


DISPOSICIONES  FINALES

Artículo 43.- Capacitación de los Defensores.

El Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescente,  en su carácter de órgano rector del Sistema de Protección del Niño y del Adolescente, ejecutará a través del Sistema Nacional de Formación Permanente, procesos de capacitación y actualización dirigidos a los Defensores y demás personal adscrito a las Defensorías del Niño y del Adolescente.

Artículo 44.- Vigencia de las Directrices.

Las presentes Directrices entrarán en vigencia a partir de la fecha de su publicación en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

Comuníquese y Publíquese:

Por el Consejo Nacional de Derechos del Niño y del Adolescente:
Anahí Arizmendi
Presidenta


y demás miembros:


Lenín Romero                                                                        Arlethy Martínez



Ángel Gonzalez                                                                       Rosalinda Mendoza


María Rodríguez                                                                    Marcelo Ordóñez


Rosa Mibric Navarro                                                                   Luisa Rodríguez


Mónica Hidalgo                                                                                Enma Hermoso


Fermina Milano                                                                            Yolanda Ezpinoza





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada